Noticias | HeladoArtesanal.com

Nota completa 184

volver a noticias
Las estrellas de este invierno:
los helados
(Argentina).- Hace tiempo que dejaron de ser un producto sólo para verano, pero ahora además son un fuerte de la temporada invernal. Los de crema son los preferidos en esta época y cada heladería tienta a su público con sabores nuevos. También los restaurantes los preparan con especias, jengibre, vino, hierbas y otros toques exóticos.


01/09/10

Todo cambia. Años atrás, los dueños de las heladerías pasaban en el país los meses de septiembre a febrero y en contraestación partían a Europa. En invierno, como mucho, se podía encontrar en algún restaurante un almendrado o casatta con chocolate caliente. Hoy las heladerías están abiertas todo el año y está de moda que ofrezcan, además de helados, café y sándwiches.

Mario Bernardo, dueño de las heladerías Módena, cuenta que en sus sucursales preparan desayunos, almuerzos, meriendas y cenas, además de las cremas heladas de tradición italiana. “El helado es un postre que se consume todo el año”, agrega. “Antes había más helados de agua, que son más fríos. Ahora abundan las cremas, con infinidad de sabores”.

El delivery fue un vehículo para el cambio, ya que la gente disfruta el producto en su casa, con calefacción, mirando una película o un partido de fútbol.
Esta tendencia se instaló para quedarse. Sebastián Pérez, gerente de Ice Cream, firma responsable de Ducco, explica: “Las heladerías abren todo el año; con la modalidad de helados & café se mantiene la venta todo el año. Y en el canal de retail (hiper y supermercados) el helado está en las góndolas el año entero. A eso se suman los postres y tortas heladas, que no son estacionales”.

¿Qué gustos se consumen más? Ariel Davalli, vicepresidente de Chungo, cuenta: “En invierno, las cremas y los chocolates, las frutas son más de verano. En invierno sale mucho el helado de miel y nuez pecan. Y, tanto el brownie, el strudel o la torta de manzana, tibios, quedan muy bien con helado o las salsas que produce Chungo, de chocolate y combinadas con frambuesa, menta, naranja y capuccino, pensadas para atemperar el frío del helado”. Y agrega que el fenómeno es tendencia en el mundo entero: “En los países donde más frío hace, más helado se consume”.

Especialidades en los restaurantes

En los restaurantes el panorama es el mismo. Fernando Mayoral, chef de Thymus cuenta que los gustos que se consumen en invierno son distintos a los de verano. Los cremosos (de crema de leche o de quesos) acompañan los postres para complementar texturas y temperaturas. El chef prepara una crema helada muy especiada, ideal para acompañar la tarta caliente de chocolate. Y cuenta el secreto: hay que comprar un buen helado de crema y procesarlo con una mezcla de especias, canela, clavo de olor, cardamomo y hasta un chile. Después se lleva al freezer hasta el momento de usarlo.

Marcelo Moreno (Lulu’s Bar), experto en cocina tailandesa los ofrece para cerrar una comida con picantes. Los sabores no convencionales llevan jengibre o té verde. Para sus buñuelos de banana calientes sirve un helado cremoso de vainilla.

El chef pastelero Santiago Marafuschi (hotel Four Seasons) es un maestro en helados: “Se siguen tomando porque los sabores dulces le gustan a los argentinos y a los turistas. Los de invierno son muy cremosos, con dulce de leche o con chocolate amargo, pero aquellos que cuidan la silueta los piden frutales y de agua. Los cremosos, además de servirse solos, son ideales para contrastar y acompañar tortas que están en plena temporada, como las tibias de manzana o pera, a las que un helado de vainilla con un toque de cardamomo les queda genial. Santiago también prepara sorbetes de vinos o con diferentes bebidas y hierbas. Está de moda servirlos en el menú, como paso intermedio entre diferentes comidas, para lavar el paladar. “Este tipo de helados, explica, no tiene temporada, y tampoco se trata de un invento moderno, desde hace siglos se sirve en los grandes banquetes y ahora se ha incorporado cada vez más en eventos o comidas, como un corte, pero también para preparar los sentidos para lo que vendrá después”.

Fuente: Gastronomiconet.com/Clarín