Noticias | HeladoArtesanal.com

Nota completa 23

volver a noticias

TENDENCIAS
Esos raros sabores nuevos...

los helados se volvieron locos y desafían a los paladares más tradicionales

raros sabores de helados

Hay sabores de zapallo, soja, jengibre o Coca Cola. Varias heladerías se suman a esta moda excéntrica y demuestran que, digan lo que digan, hay vida después del chocolate y frutilla...

Esta pregunta la puede contestar cualquiera: ¿quién no se toma un rico heladito en las noches de verano? Esta otra, solo algunos: ¿quién ha probado todos los gustos que las heladerías inventan año a año? Y sí, las cosas cambiaron, inclusive en una materia tan conocida como la de los sabores que relucen dentro y fuera del cucurucho. Desde hace unas cuantas temporadas, los clásicos “chocolate”, “frutilla”, “vainilla” (la inexplicable “crema del cielo también) fueron reemplazados por otros tipos de helados mucho más extravagantes, mucho más raros y menos famosos. La pregunta del millón: a la gente, ¿le gustan? Qué duda, che.

Las heladerías se pelean por ver quién tiene el sabor más extraño. Pérsico, por ejemplo, con una carta de más de cincuenta gustos distintos, recomienda el yogurtilla (crema helada a base de yogurt natural con frutillas poche), la tarta de limone (suave crema de limón, con biscotti de almendras y trocitos de merengue) y el trifutti, una base de leche de ¡soja! y frutas frescas ¿qué rico? Más tradicional, Freddo, con sus treinta sucursales en todo el país, dice que “no hay excusas para no probar alguno de los nuevos sabores” y que ellos combinan, entre otros nuevos elementos, la suavidad de las cremas con la frescura de las frutas. Ahí aparecen, entonces, la Mousse de arándanos, el Mango con banana y el novísimo Melón con miel.

Desde Nestle, Eduardo Sebriano, perito en gustos, comenta el porqué de semejante mundo de sensaciones. “Tienen que ver con que todo producto se quiere presentar como una experiencia y bueno, las empresas tratan de dar variaciones todo el tiempo para que el público las quiera probar”, dice el experto de la empresa Nestlé. Según sus palabras, los helados “raros” apuntan a captar nuevas experiencias desde la lengua, la nariz y la cavidad bucal, que tengan que ver con la frescura, la acidez, la astringencia o el picor. “Ya no es más rico o feo, todo esto busca permanentemente decir un Che, consumidor, vení y probá que tengo cosas nuevas para vos”, agrega Sebriano.

Así, las heladerías tratan de mantener viva una categoría clásica a través de la incorporación de novedades. Cifras oficiales indican que los primeros en “el ranking de los más pedidos” siguen siendo el chocolate, la crema y el dulce de leche. Sin embargo, las “empresas heladeras” aseguran que la vasta gama de sabores agregan sofisticación y rareza a sus marcas. Y como esta cuestión de los sabores es algo sumamente federal, el año pasado, en Córdoba, se presentó el helado con sabor a Fernet con Coca. José Peraquia, su inventor, ya había probado el éxito cuando lanzó un helado de vino y ahora fue por más.

En Mendoza, Héctor “Gurí” Salgado, heladero “viejo”, también quiso innovar con gustos como Panna cotta, Nougat, Kiwi, Spumonne de limón, Crocantino y Crema de higos, entre los más “tradicionales”. También hay otros sabores que sólo se hacen a través de pedidos: especialmente los limón con cilantro, jengibre, chocolate tierra (es muy amargo) con pimienta, el chocolate blanco con albahaca y el excéntrico halloween, hecho nada más y nada menos que con zapallo. “Todavía no llegó al mundo de los helados sabores de té verde o de porotos”, finaliza Eduardo desde su oficina de Business Intelligence de Nestlé Argentina. Tranquilo, es como todo, ya llegarán. Y a no criticar, que sobre gustos no hay nada escrito...


Fuente:Campo Sureño