Noticias | HeladoArtesanal.com
Nota completa 3
volver a noticias


Helados todo el año


Los helados parecen adaptarse cada vez más a la cultura mendocina. Incluso, se incrementan los canales de comercialización de estos productos. Así, cada vez es más común encontrar helados de diferentes tipos en súper e hipermercados o contratar servicios de delivery.
Es el momento ideal para que los heladeros experimenten gustos con sus clientes. Hacen su debut helados de frutas exóticas, como el maracuyá, mientras los lemon pie, torroncino y marrón glacé se ganan una segunda oportunidad y los helados de agua son elegidos por las chicas, para cuidar la silueta.
Más allá de los gustos estéticos, en Mendoza su consumo crece en forma exponencial.
"En el último año ha aumentado en un 15%. El público se está focalizando en productos selectivos y de calidad premium", puntualizó Héctor Soppelsa, de heladería Soppelsa.
"Con respecto al aumento de la venta de productos tuvimos un crecimiento del 60% comparando la temporada que va desde 2002 al 2003. En lo que va de esta temporada, que recién comienza, vislumbramos un crecimiento importante. Los factores que impulsan el consumo son varios. Por ejemplo, a pesar de la crisis nuestros helados son un producto accesible convirtiéndose de esta manera en el nexo para una agradable salida en familia. En particular, nuestra empresa lleva 74 años de trayectoria en San Rafael, siendo dirigida actualmente por la tercera generación, que tiene como objetivos principales satisfacer todas las expectativas de nuestros clientes. Otro de los motivos de haber incrementado nuestras ventas es el hecho de que se ha mantenido la calidad del producto y mejorado las prestaciones de los servicios en general", señaló Gisela Sánchez, de heladería La Delicia.
Sin embargo, no sólo en los locales de las propias heladerías el consumo está aumentado, sino que también esta situación se repite en otros canales de comercialización, como son los hipermercados y supermercados.
"Nosotros, como fábrica de helados, básicamente nos especializamos en la elaboración industrial de nuestros productos y no tanto en la producción artesanal; es decir, que el canal de comercialización fuerte de Helados Mackenzie son los supermercados e hipermercados. Esto no quiere decir que no poseamos otros mercados, sino que está organizado de manera independiente a través de distribuidores zonales que abarca toda nuestra provincia", explicó Mariana Moreno, de helados Mackenzie.
En el caso de heladerías Perín, el consumo es estable.
"El mendocino es muy tradicional y está muy familiarizado con nuestra marca y con determinados sabores. En nuestro caso, el turista chileno no es un cliente de importancia, pero sí lo es para las heladerías del Centro. Para nosotros las ventas aumentan los fines de semana. Los chilenos son compradores compulsivos, por el Centro y el Shopping. No alcanzan a degustar nuestros helados a pesar de que estamos ubicados cerca de los hoteles, porque generalmente ya están incluidos en los menúes de los restaurantes de la zona", señaló Giuliano Perín, de Heladerías Perín.
Para Heladería Soppelsa, los turistas sí son habitué del negocio. "Los turistas representan una franja importante de nuestras ventas, porque se encuentran especialmente motivados para el consumo de productos relacionados con el esparcimiento. Además, el crecimiento sostenido de la industria turística en los últimos años ha beneficiado no sólo a este rubro sino a todos los sectores con los que se vincula. Por otra parte, nuestra marca goza del reconocimiento del público más allá de los límites de la provincia, haciendo que la visita a nuestros locales sea parte del itinerario del turista", explicó Soppelsa.
Y finalmente, otro canal de comercialización en crecimiento es la venta domiciliaria.
"Es muy evidente este canal de comercialización los viernes y domingos, y mucho más importante cuando hay partidos. En nuestro caso el porcentaje correspondiente a ventas domiciliarias es de un 25% respecto del volumen total. Esta tasa es creciente principalmente por un cambio de costumbre en los consumidores", detalló Sánchez.

Precios y sabores

Si hay una variable buscada en buena parte de los consumidores es el precio.
Las ofertas más económica de helados rondan los 50 centavos. En esa arena, sin embargo, los hombres de negocios dividen aguas. "No es lo mismo degustar una crema rosada con esencias y fabricada con una leche en polvo que está a punto de vencer que disfrutar de un helado con frutas, nueces frescas y leche con una fecha correcta de vencimiento.
Tampoco es lo mismo realizar un pedido de 500 kilos de nueces, stockearlas, recibir un golpe de calor por las altas temperaturas del verano, y llegar a que las nueces se vuelvan rancias, y así y todo incluirlas en los helados. En mi caso, si encargo 50 kilos de nueces estas están estrictamente vigiladas y monitoreadas", señaló Perín.
Más allá de que el éxito de un nuevo gusto depende de varios factores, como el arte de conjugar frutas, esencias y dulces en su justa medida, la aceptación también depende de las zonas. Por ejemplo, en Jujuy es típico el helado de cayote, un dulce local. En Salta lo es el helado de torrontés. El sabor más autóctono es el dulce de leche, el preferido de los turistas. Mientras que la combinación más clásica es chocolate y vainilla.
"Además de nuestros helados artesanales de primera calidad, ofrecemos un confortable salón de té climatizado, donde se ofrecen una amplia variedad de productos dulces y salados. La capacidad del mismo es de aproximadamente 120 personas. Nuestra confitería ofrece al público más de 20 variedades de tortas con stock permanente, masas finas, facturas de manteca y postres helados, en una cobertura horaria que se inicia a las 7.30 y se extiende hasta las 2 ó 4 de la mañana, según el día. Contamos con una amplia variedad de desayunos para enviar a domicilio, donde la demanda se incrementa fuertemente en los días de festejos especiales", explicó Sánchez.

Son años

Según el mito popular, fue Marco Polo el que vio una curiosa variedad de cremas heladas durante sus travesías a China e introdujo la idea en Europa. El mercader de Venecia dejaría su impronta nativa en la evolución del postre. Fueron los italianos quienes idearon una forma eficiente y sencilla de mantener el frío, mezclando agua y nitrato con frutas y azúcar.
Y otro ilustre inmigrante, Italo Marchioni, inventó el cono de helado (1896) con un panqueque retorcido. Fue un caso de urgencia, tras advertir que la clientela de su heladería neoyorquina estaba por demás fascinada con su vajilla de porcelana.
En Mendoza también las heladerías han conocido una época de apogeo y algunos éxodos.
Frigor, Massera, Dulce Nere, Munchi fueron algunas heladerías que tuvieron que cerrar sus persianas.
Para Giuliano Perín, el éxodo de las firmas se debió a que no supieron adaptarse al gusto tradicional del mendocino. "El consumidor local es muy leal a las marcas y a las tradiciones. En nuestro caso el helado es sinónimo de la salida familiar y de amigos del fin de semana", puntualizó Perín.

Datos y curiosidades en frío

- En los últimos años, el consumo mundial de helado creció un 12% anual.
- Estados Unidos es el mayor productor mundial (con 130 mil millones de litros anuales). Un 9% de su producción lechera es utilizada por la industria del helado.
- Los tres gustos más pedidos internacionalmente son vainilla, nuez y chocolate.
- El aderezo favorito en todo el mundo es el jarabe de chocolate.
- Personalidades del siglo XVIII, como Voltaire, Rousseau y Napoleón Bonaparte, eran adeptas al helado. Según registros de un comerciante neoyorquino, George Washington gastó aproximadamente 200 dólares en helado durante el verano de 1790.
- El helado más grande del mundo fue fabricado en Edmonton, Canadá, en 1988. Pesó más de 24 toneladas.
- La mayoría de los principales consumidores de helado son de países de clima frío.
- Consumo de helados: Estados Unidos va a la cabeza, con 21 litros anuales por habitante, seguido de Nueva Zelanda, Europa continental, el Reino Unido y Escandinavia.





Fuente: los Andes