Noticias | HeladoArtesanal.com
Nota completa 53
volver a noticias

Ventajas reales de Internet
para las Pymes


La verdad del asunto está, como siempre, en el punto medio de las cosas. Internet representa, y eso nadie lo puede negar, uno de los mayores avances de nuestro tiempo, tanto para el usuario particular, como para la empresa en general, sin embargo todos hemos asistido perplejos a lo ocurrido en el panorama de las Nuevas Tecnologías, su espectacular e instantáneo ascenso, su tambaleo en la cima del éxito y finalmente su desplome haciendo verdad el axioma de "más dura será la caida".

Los motivos son varios y diversos, la gran mayoría de ellos no son debidos a la propia debilidad de la propuesta que nos hacían las Nuevas Tecnologías sino a múltiples y complejos factores, muchos de ellos relacionados con la mala comprensión del fenómeno y el intento de explotación de la gallina de los huevos de oro, produciendo el arrastre dentro de una carrera sin sentido hacia el borde del abismo.

Por ello, si hay que mojarse, Internet y la implantación de las Nuevas Tecnologías en las distintas actividades representa, sin lugar a dudas, una de las mejores inversiones que se pueden acometer, eso sí, siempre que dicha inversión se emprenda con una base sólida, una planificación clara y realista y una comprensión profunda, no sólo del mundo de la tecnología sino también de la empresa, la economía y el mercado.

Sí pero, realmente ¿por qué debo adaptar Internet a mi actividad?

Es la gran pregunta ¿qué beneficios reales me va a aportar? antes que nada centraremos el análisis y le pondremos coto. Dicho límite será la implantación de Internet dentro de la empresa, dejando de lado otras Nuevas Tecnologías como ERP\'s, Management Intelligence Systems, CDP\'s etc. Nos vamos a centrar en para qué le sirve a una iniciativa implantar Internet y qué va a obtener en distintos plazos y con diferentes requerimientos para mejorar su actividad.

Existen diferentes maneras de introducir Internet en nuestra empresa, en el artículo detallaremos cada etapa y lo que puede aportar de verdad:

ETAPA 1: Acesso a web y correo electrónico.

En esta fase la empresa tiene acceso a Internet y dispone de correo electrónico. Las ventajas esenciales son:

* Acceso a información: del mercado, de la competencia, del contexto macroeconómico general o bien de cualquier tema imaginable relacionado con nuestra actividad y su gestión (como por ejemplo a través de la página de Gestión 21)
* Nuevas posibilidades de comunicación, instantáneas y de bajo coste: el correo electrónico, el instrumento dentro de las Nuevas Tecnologías más generalizado en cuanto al uso, permite el envío y la recepción de mensajes a nuestros clientes, socios, etc. a un coste casi nulo. Así mismo el correo electrónico se ha configurado como un instrumento de fidelización y de gestión de clientes muy poderoso.

ETAPA 2: Presencia en Internet.

Hemos dado otro paso y tenemos nuestra página web corporativa en Internet. Además de las nombradas ventajas de la Etapa 1 podemos destacar que la actividad con presencia en Internet obtiene, entre otros aspectos:

* Aumento de la imagen corporativa: una empresa que no tiene página de Internet da muy mala imagen hoy día, pues ya no hay excusa para no poseerla. La imagen corporativa va indefectiblemente ligada a la profesionalidad que muestre dicho sitio web. Así pues casi peor que no tener página es tener una mal diseñada, que no sea navegable, que no tenga un aspecto profesional y que no aporte absolutamente nada. Hay que llevar cuidado de no procurar una imagen desaliñada o precaria pues esta se puede extender, en la mente del usuario, a la actividad de la empresa y procurar en el visitante una reacción negativa.
* Apertura a nuevo público: Internet es mundial, nuestra página puede ser accedida igualmente desde España que desde Nueva Zelanda, por ello supone una oportunidad de darnos a conocer allende nuestras ciudades o fronteras e ir proporcionando una posibilidad de conocimiento y expansión en nuevos mercados.
* Conocimiento de la actividad y sus productos: a través de una inclusión de catálogos, información etc. el potencial cliente puede obtener información de manera cómoda y sencilla, sin necesidad de desplazamiento y con total libertad, lo cual puede incentivar la compra del producto o servicio o, al menos, inclinar la balanza a su favor. Como todo lo nombrado, esta parte hay que hacerla bajo unos parámetros de servicio y calidad, pensemos en que la competencia, que no es estática, realiza lo mismo y que nuestra arma tiene doble filo, por tanto el cliente puede comparar y obtener mucha información con la que decidir sobre su compra o preferencias, por ello se deben pensar muy bien lo que se especificará, se expondrá y cómo se llevará a cabo y, sin duda, el mejor método para hacerlo es el de conocer a nuestro cliente (sus gustos, motivaciones etc.) y ponernos en su lugar pensando lo que nos gustaría ver u obtener en la página web, no hay para una empresa ejercicio más provechoso que este.

ETAPA 3: Interacción e Integración.

En esta fase la empresa da un paso más allá de la exposición pasiva de su producto, filosofía o actividad. Introduce mecanismos mediante los cuales se puede tener una experiencia interactiva entre usuario y empresa, de la misma manera, la presencia web está integrada en los procesos de la entidad, de modo que pueda ser útil y productiva para el conjunto del negocio, ya sea posibilitando una venta on-line, mejorando la comunicación interna de nuestra empresa y sus departamentos o bien creando una plataforma que le permita conocer más a sus clientes y usuarios y obtener así una valiosa información para personalizar y mejorar continuamente su servicio al cliente, además de suponer una poderosa herramienta para la fidelización, verdadera quimera en estos tiempos de globalización e infidelidad constante por parte de los compradores.

Esta etapa, como todas en general, es susceptible de ser un completo éxito o un rotundo fracaso dependiendo de como la planeemos y ejecutemos. Una vez más debe guiarnos el trabajo y la conciencia de que la integración de Internet es un proceso constante y continuado cuyos frutos maduros se alcanzan a medio - largo plazo.

Construirse una marca y una presencia en Internet significa invertir en ello, en publicidad, en marketing, no importa lo bueno que sea su sitio si nadie lo conoce, y la lucha por hacerse un lugar en Internet es terriblemente feroz hoy día. Así mismo su sitio web debe ofrecer algo a quien lo visita, algo innovador, que atraiga su atención, pero sobre todo, si ofrece algo útil su cliente o visitante volverá (por ejemplo ofreciendo correo gratis, o un boletín de noticias de interés para sus usuarios)

Cuando la integración se ha realizado con éxito Internet puede resultar un canal de ventas y de provisión, es decir, a través de Internet podemos vender o comprar aquello que nuestra actividad oferte o necesite obteniendo:

* Una optimización global de los procesos de nuestra actividad, gracias a las posibilidades que se nos abren, tanto de los costes, como de la distribución, como de la calidad, ya que tenemos acceso a un más amplio abanico de oferentes y demandantes y los medios de comunicación y coordinación para pedidos, logística y pagos mejoran sensiblemente gracias a las Nuevas Tecnologías.

Muchos ven en esto una primera amenaza pues también estamos inmersos en un contexto en el cual nuestros competidores pueden ganar la partida y llevarse el gato al agua al vernos en medio de un contexto ferozmente competitivo, sin embargo esto no tiene porque ser así. La competencia provoca una lucha por la calidad y una mejora de los procesos para esa adaptación y lo que parece una amenaza es convertible en una oportunidad sin parangón si sabemos como aprovecharla (¿quién rechazará el potencial de un nuevo mercado? aquel que no quiera o sepa evolucionar para plantar su bandera en el nuevo territorio)

* La interacción con nuestros clientes y proveedores provoca una afluencia de conocimiento de los mismos que, bien aprovechada, puede darnos las claves para la fidelización total y el ofrecimiento de mejores productos, promociones y condiciones. La información y el conocimiento es esencial para cualquier movimiento de la empresa. Gracias a las etapas de interacción que Internet proporciona obtenemos el conocimiento en grandes cantidades que pueden permitirnos optimizar nuestros procesos de gestión de relación con el cliente (CRM)

Etapa 4: Mejora e innovación de la experiencia interactiva / integradora

Esta etapa se basa en llevar al límite las posibilidades que van apareciendo gracias a las Nuevas Tecnologías, llevado al grado extremo se podría proporcionar una experiencia distinta y personal a cada usuario, con la configuración de la web según sus gustos personales, con el ofrecimiento de promociones personales para él cuando entre a visitarnos, así como información y servicios adecuados a cada usuario.

En esta etapa Internet está plenamente integrada en la Cadena de Valor de la Empresa, podemos emmpezar a hablar de Cadenas de Valor Virtuales etc. etc. pero estamos entrando en terrenos inestables todavía y es mejor proseguir con un ejercicio de pragmatismo.

Verdades y Mentiras punto.com

Realmente nada de lo que se ha dicho de Internet (incluso en las épocas de mayor euforia) es mentira, es más, se han obviado en este artículo otras muchas ventajas y características propias que ofrece el negocio web (se pueden escribir libros enteros y de hecho ya se han escrito, con mejor o peor pluma, pero debemos restringir la longitud y ámbito de los artículos) pero sin embargo estamos inmersos en una profunda crisis de Internet, los fulgurantes emporios virtuales se han desmoronado como un castillo de naipes y parece que ahora nadie apuesta nada por Internet ¿Por qué?

Los motivos no pasan por un engaño acerca de las posibilidades que ofrece Internet para las empresas, eso ya lo hemos comentado. El principal motivo de la debacle es el no haber comprendido que la llamada "Nueva Economía" era eso, Economía, y se rige por tanto por las mismas leyes básicas, entre ellas, la del beneficio, una empresa sin beneficio no sobrevive, y la mayoría no consiguieron generar beneficio alguno.

Esta situación produjo una criba espectacular, especialmente de aquellas iniciativas que se subieron al carro porque creyeron que todo lo que tocaba Internet se convertñia en oro por mero arte de magia en vez de por el arte del trabajo.

Hoy día existen muchas empresas de Internet que sobreviven perfectamente y ganan dinero y lo han hecho poniendo la misma base que cualquier empresa tradicional, es decir, con una buena planificación, con unos objetivos reales y con un conocimiento del terreno.

Igual que la euforia ciega se disparó e hizo que todos corrieran como locos a través de Internet sin saber muy bien adonde iban, una cierta ceguera pesimista actual pone una venda falsa sobre empresas e iniciativas que están siendo rentables, realizan un trabajo serio y son punta de lanza de una innovación necesaria e imparable.

Hace poco una revista del sector se preguntaba si había sitio para alguien en Internet, la respuesta es sí, pero del mismo modo que puede haber sitio para cualquier iniciativa que comience en el mercado físico, o todavía más cierto, habrá sitio sin duda para aquellas que sepan aprovechar lo mejor de ambos mundos.

Otro de los errores cometidos fue la miopía sobre el estado actual de Internet y el comportamiento del mundo de la empresa. Un tecnólogo vive en las últimas innovaciones, pero si no es capaz de comprender que, cuando todos estemos a ese nivel entonces todos podremos aprovechar lo que dicha tecnología nos depara, hasta entonces estará solo y su magnífica tecnología no servirá.

Hasta hace nada (y hoy día sigue pasando por una ausencia de apuesta decidida por parte de las instituciones que nos coloca a la vergonzosa cola de Europa) la alta velocidad era una quimera al alcance de pocos y las conexiones telefónicas básicas adolecían (y adolecen) de fallos terribles en cuanto a conexión ¿cómo esperan que una pequeña empresa se fie de los datos vitales (compras, ventas etc) enviados a través de un mecanismo que falla constantemente? o bien ¿cómo esperan que se hagan a todos los niveles inversiones espectaculares en tecnologías punteras pero no asentadas? hoy día parecen vislumbrarse ciertos estándares para la gran mayoría de Pymes (ADSL, Cable, integración web etc. en detrimento de las antiguas RDSI de 64/128 y del EDI) que hacen ver cierta luz al final del túnel en el tema de una infraestructura mínimamente decente para la comunicación (y eso, esperando planes y tecnologías como la de ofrecer Internet a alta velocidad a través de la línea eléctrica, por ejemplo)

Si uno se para a reflexionar en un punto equidistante entre la euforia y el pesimismo puede apreciar como, poco a poco, lo que siempre se ha predicado es cierto (¿quien se atreve a negar la utilidad del correo electrónico o de la provisión de materia primas a través de Internet o bien los beneficios de la integración de Internet con nuestro ERP?) pero requiere un periodo de maduración y más ahora que se ha enlentecido, fruto precisamente del parón en las inversiones a causa del pesimismo despertado por las Nuevas Tecnologías.

Por sus características propias, Internet es una herramienta vital para la Pyme de hoy y para el profesional autónomo que desean tener una fuente de valor para sus clientes, de diferenciación de su competencia y de imagen seria, innovadora y volcada en la satisfacción de sus usuarios.

El camino para ello pasa por una buena planificación y, ya lo hemos comentado al principio, un conocimiento a partes iguales del mundo de la empresa y del mundo de Internet llevados a cabo a través de un trabajo serio y continuado.



Fuente: Asaretal