Noticias | HeladoArtesanal.com

Nota completa 224

volver a noticias

SOCIEDAD l CONSUMO Y AHORRO

En las heladerías, el cuarto kilo destronó al cucurucho y gana el dulce de leche

POR MARTÍN GROSZ

El pote de 250 gramos es el que más se vende. La gente lo elige por comodidad y para no negociar gustos. Y prefiere los sabores clásicos.
 

11/01/13

Compacto y vistoso, el cucurucho apunta al cielo en una tentadora promesa de sabor. Fue siempre el ícono de las heladerías, pero ahora atraviesa la peor crisis de popularidad de su historia. Tanto que, si sólo fuera por las ventas, hoy quien piense en helado artesanal, más que un cucurucho, debería imaginarse un tosco pote de telgopor. Lo admiten los heladeros: en los últimos años, mientras los sabores más pedidos no variaron, el cuarto kilo creció hasta destronar al cucurucho y convertirse en la estrella del negocio.

Nuevo favorito. El envase de telgopor de cuarto kilo
ya representa el 25% de las ventas. / JUAN MANUEL FOGLIA.


Cuentan los empresarios que el cuarto empezó su auge hace al menos 3 años, y que no paró hasta acaparar el 25% de las ventas: el doble y hasta el triple que hace 5 años. Así, hoy ya es el envase que más sale.

“Antes, cada 10 cucuruchos alguien pedía un cuarto. Casi no se tenía en cuenta. Pero hoy está de moda y se pide un cucurucho cada tres potes de un cuarto”, graficó Alejandro Tedeschi, dueño de la heladería Sandro y presidente de la Asociación de Fabricantes Artesanales de Helados y Afines (AFADHYA).

Según Gabriel Fama, secretario de la entidad y dueño de Cadore, la tendencia empezó “hace 3 o 4 años” y crece incluso entre las mujeres, que siempre prefirieron opciones más pequeñas. “La gente antes pensaba que un cuarto era mucho helado, pero ya no”, comentó.

Además, en el delivery, el cuarto ahora avanza sobre los formatos grandes porque muchas familias dejaron de encargar kilos para pedir varios cuartos, uno por persona.

¿Por qué ganó tanto terreno? Según empresarios, porque es más cómodo de tomar, se lo puede llevar fácil y trae buena cantidad para compartir. Además, cuesta sólo 2 o 4 pesos más caro que el cucurucho. Y en el delivery, evita consensuar sabores: en un kilo entran 4 gustos, y en cuatro cuartos caben hasta 12.

“Antes era todo más tradicional. Había menos sabores y todos estaban contentos. Pero hoy se tiende a lo pequeño e individual: hay muchas opciones y cada uno elige gustos más específicos”, opinó Maximiliano Maccarrone, dueño de la cadena El Podio. En uno de sus locales, en Caballito, cuentan que venden un cucurucho cada 15 cuartos.

En lo que casi no hubo cambios es en sabores, dado que los más populares siguen siendo los dulces de leche, los chocolates, sambayón, crema y, en verano, frutilla y limón. Recién después, dan pelea gustos de moda como el tiramisú, el mascarpone y la mousse de maracuyá, que viene en ascenso desde 2010.

“Hacen helados de tomate, de mate cocido, de vino, de cerveza... pero pocas veces funcionan. Das a probar algo nuevo y te dicen ‘¡qué rico!’, pero piden crema con chocolate”, ejemplificó Tedeschi. “Nosotros hicimos malbec con frutos rojos y no funcionó -contó Maccarrone-. Eso sí, en Córdoba el de fernet pega una barbaridad”. “La gente es muy conservadora con los sabores. En nuestro caso, el 75% entra al local con todo elegido”, agregó Fama.

En AFADHYA afirman que el consumo de helados crece y que, pese al mal año de la gastronomía, las ventas se mantuvieron en 2012. Eso sí, para eso debieron moderar aumentos, invertir en difusión y sumar promociones. Pese a la inflación y la crisis, el negocio sigue adelante, pero su ícono más sentido se está quedando en el camino.


Fuente: clarin