Noticias | HeladoArtesanal.com

Nota completa 133

volver a noticias


El café frío amenaza con convertirse
en la moda de este verano


(Ciudad de Buenos Aires).- En cuestión de días, cuando empiece a apretar el calor, seguramente el café o bar que no ofrezca alguna variante de café frío estará “out”. La tendencia es inevitable y para guiarse, la revista Joy armó un ranking con los 10 lugares más emblemáticos donde degustar alguna de sus modalidades.

12/11/09
El clásico está perdiendo la batalla. Entre lágrimas, americanos y cafés en jarrito, la cafetería porteña se convirtió en una lista sábana. Y dentro de este universo que se expande, los cafés fríos son la moda que se impone para el verano. Lo que hace algunos años parecía un chiste, o algo que sólo hacía la gente que vive en el hemisferio norte, hoy es una realidad en bares, cafés, heladerías y otros. Más allá de polémicas entre nostálgicos y futuristas, lo cierto es que los cafés fríos son ricos y además refrescan. En esta nota, te contamos dónde probar los mejores de la ciudad.

1. Starbucks, el especialista.
La cadena mundial de cafeterías es el mejor lugar para probar calidad y variedad. El café helado es su producto emblemático y su llegada al país es en parte la causa de que hoy haya tantas opciones. El Mocha Frappuccino ($13) es uno de los más deliciosos y combina café, leche y chocolate, batido con hielo, coronado con crema batida y topping de mocha. Starbucks tiene 14 locales en la ciudad y cada uno tiene su propia onda.

2. El Coleccionista, un clásico que se suma a la movida.
A pocos metros de Parque Rivadavia, en este tradicional bar de Caballito que recibió la distinción de Café Notable, te vas a encontrar con esos mozos de antes, pero ahora, además del clásico cortadito, sirven un fresco Café Alpino ($15) con helado, chocolate, café, crema chantilly y licor de menta. El Buenos Aires es igual, pero sin alcohol ($14,50). Para contrarrestar el dulzor, lo podés acompañar con un tostado de jamón y queso. (Av. Rivadavia 4929, Caballito / T. 4902-7954)

3. Café Tortoni, para sentirse turista por un rato.
Algunos lugares de Bs As, de tan autóctonos que son, te hacen sentir turista. Es el caso del histórico Café Tortoni, donde la mayoría de los clientes son extranjeros. Para satisfacer a sus angloparlantes clientes, el Tortoni agregó a su menú el Ice Capuccino, de café, leche, azúcar, canela y naranja. Un golazo, pero ojo, es uno de los más caros de la ciudad: sale $25. Los melancólicos lo pueden acompañar con una Bay Biscuit ($3). (Avenida de Mayo 825, Centro / T. 4342-4328 / www.cafetortoni.com.ar)

4. Mc Café, frío y al paso
La cadena de comidas rápidas Mc Donald´s se sumó a esta tendencia con el clásico Frapuchino helado, una opción salvadora cuando el tiempo no está a tu favor y el antojo te gana. Ideal para pedir y beber mientras seguís tu camino. El café está más que bien.

5. Plaza del Carmen, para una merienda en familia.
Hay que decirlo: esta cadena de café y restaurante no tiene nada de onda, pero apunta a un público familiar y en eso cumple su función. Podés ir con los chicos a la tarde y, mientras juegan en el pelotero o molestan a la gente de otras mesas, pedirte alguna de las tres variedades de café frío (todas a $20). Tenés el clásico Vienés, el Mazagran con ron y rodajas de limón, o el Grumete, que viene con helado de vainilla, whisky, Tía María y Charlotte. Las tres son ricas, pero son una bomba calórica, así que si estás a dieta, olvidate de todo esto y pedite un té. (Scalabrini de Ortiz esq. Santa Fe, Barrio Norte, y sucursales)

6. Havanna, sólo para golosos.
Pensado para fundamentalistas del dulzor. En sus locales podés disfrutar de un Frappé Tramontana o Frappé de Chocolate (ambos salen $16.50) y cada uno va acompañado por una de las delicias de la casa. El primero con un alfajor de chocolate y segundo con un medallón de chocolate. Bocha de helado de chocolate, medida pequeña de café, otra de leche, hielo triturado. Se sirve en una copa con crema batida y salsa de choco. El Tramontana tiene un shot extra de leche. Si el chocolate es tu punto débil andá con un acompañante terapéutico o con Hepatalgina.

7. Persicco, para fanas del helado.
Si el helado te tira más que el café, esta cadena ofrece una opción que hace honor al apellido original: Persicco ($18). Acá vos decidís qué café querés y lo combinás con helado de vainilla y Tía María (o licor de café). Al ser tan grande la taza, no van a quedar muchas ganas de acompañarlo, pero si el estómago y el corazón son grandes, recomendamos las tortas ($14 a 16) o los alfajores ($8 y 10).

8. Freddo, capuccino frío y sin vueltas.
Poco hay para agregar sobre una de las cadenas de heladerías más grandes del país. Sin embargo la gran variedad de gustos de helado se contrapone con una limitada cantidad de sabores para el café. De lo poco que hay, elegimos el Capuccino Freddo ($21), un capuccino batido, con helado y salsa de chocolate, y está al nivel de Freddo.

9. Dolce Amaretto, milk shake para variar.
La conocida cadena de heladerías se basa en la buena atención y un ambiente tranqui. Para variar, pedíte el milkshake de helado de crema moka ($13), es una alternativa al café frío que está batido con hielo y leche fría. Lo sirven en vaso alto y con un toque de crema. También se le puede agregar canela y chocolate rallado. Su mejor acompañante es un brownie de chocolate ($6).

10. Café Martínez, un clásico.
Entre tantas opciones de café que aparecen en su menú… ¿cómo iba a faltar el frapuccino? Pedite uno batido ($15) y sentate a leer el diario o a hacer tiempo antes de una reunión. El ambiente de estos locales es tranquilo, ideal para despejar la mente un rato. Tenés frapuccino de dulce de leche, chocolate y vainilla, pero recomendamos el de caramelo: fresco y sin excesos de dulzor.

Fuente: Gastronomiconet.com