Los nuevos sabores exoticos encarecen al resto